El engaño del Hosting barato, ¿Trampa al solitario?

Todos nosotros sabemos que cuando vamos a lanzar un sitio Web en Internet, lo hacemos porque necesitamos una presencia corporativa en la red y por lo consiguientes estamos colocando nuestro emprendimiento en un Hosting, sabemos también que un Hosting es como un local físico en la vida real. ¿Acaso vamos a colocar nuestro negocio en una calle desolada? ¿Acaso vamos a colocar nuestro negocio en un barrio donde no existe luces en la calle? ¿Verdad que nunca lo haríamos? Ni gratis…

Lo mismo ocurre en Internet, solo que en vez de fijarnos si hay luz en la calle o sí esta en una calle desolada, debemos tener en Internet muy en cuenta que necesitamos el mejor soporte técnico disponible las 24 horas durante los 365 días del año sin excepción, como es claro con costes acordes y una infraestructura de servidores que funcionen con la mejor velocidad, además debe ser una empresa vanguardista y donde su constante sea la superación en la atención al cliente durante cada día del año.

¿Pero esto lo pueden lograr los Hosting baratos? La respuesta es no, por la sencilla razón que las actualizaciones constantes tienen sus costos, las instalaciones de software tienen costos, los propios servidores tienen sus múltiples costes mensuales, pero a ser tan baratos no tienen margen para brindar las necesidades mínimas; además si no deseamos los largos contratos que nos obligan las empresas baratas a realizar, estaremos condenados a la suerte de que les ocurra algo en esos largos períodos de tiempo donde estamos atados a las mismas por un contrato de muchos meses y meses, o mejor dicho estamos tirados a la suerte. También es de señalar que la mayoría de estos Hosting tienen fuertes limitaciones en servicios ya sea que no permiten ciertos tipos de archivos entre una infinidad de elementos que después que se contrata nos daremos cuenta, siempre hay que preguntar todo antes de contratar.

Es un hecho que no podemos tener un emprendimiento por pequeño que sea echado a la suerte, ya que si por alguna razón nos iniciamos en el mundo de Internet sabemos que queremos tener éxito, pero tener éxito y a la vez estar en “hacke” (como en el ajedrez) realmente con ello no estaremos tranquilos y nos deviará de nuestra verdadera atención que es hacer prosperar nuestro negocio en la red. Y ahí es cuando no encontramos con un grupo de empresas que no suelen tener el soporte deseado por nosotros, y su objetivo primordial es ser un acumulador de sitios, dónde la filosofía de ellos es cuantos más clientes se obtengan mejor, pero, ¿acaso nos vamos a sumar a un juego donde se nos brinda poco y nada por el bien de alguien que tiene como verdadero objetivo ser nada más que un acumulador de sitios? Por lo general se los detectan fácil cuando nos llega spam de ellos, es su táctica preferida.

Ciertamente a la hora de elegir un Hosting debemos tener cuidado con las falsas promesas y descartar si llega ser un correo no solicitado (SPAM) que nos llega con costos que parecen los costos de caramelos para niños. Otra forma fácil de detectar un mal hosting, es aquel que promete casi todo de forma ILIMITADA, palabra muy mal usada, porque todo tiene un límite en Internet, se mide la transferencia, se mide el espacio en disco duro, y quién diga lo contrario falta a la verdad y como usuarios no nos gusta que nos subestimen con trampas burdas de marketing.

Por último, ¿Es una trampa al solitario el hosting barato? Ciertamente como siempre en este mundo puede existir remotamente alguna excepción al caso, pero en un 90 % siempre son mayores los dolores de cabeza que los beneficios que pretendemos tener con nuestro sitio web. Es de señalar que la decisión está en nuestras manos de optar por una solución que nos brinde buenos resultados o jugarnos a la suerte con un hosting barato o gratis si fuese el caso.

(Visitado 186 veces, 1 visitas hoy)